Publicado el 09-02-2021
Sante Vallese
Presidente de COPACO

Apostar al futuro de la mano de las telecomunicaciones para la verdadera transformación digital

Este artículo de Sante Vallese, Presidente de COPACO (Paraguay), fue publicado en la Revista de ASIET: Telecomunicaciones de América Latina. Descarga la Revista completa aquí.

Es indiscutible el progreso que han experimentado las telecomunicaciones en los últimos años debido en gran medida a los avances obtenidos en el campo de la electrónica que posibilitaron además de una mayor integración a gran escala y una digitalización de la industria, las cuales tuvieron un impacto importante en el bienestar, permitiendo la aparición de servicios y aplicaciones que volvieron más confortable y simple la vida de las personas. Las Telecomunicaciones adoptaron y adaptaron estos avances permitiendo cambios radicales en la manera de comunicarse e interactuar de las personas.

Si bien la digitalización de esta industria lleva ya varios años, con pasos y procesos concretos que permitieron una verdadera transformación y cambios en la manera de interactuar y comunicarse de las personas, recién en los últimos años es donde se ha posibilitado una verdadera transformación digital, con la aparición de tecnologías que nos permiten no solo conectar personas, sino cosas.

En la gran mayoría de los países de Latinoamérica, así como en Paraguay, los recursos son más escasos, y existe cierta reacción contraria a la digitalización en muchos sectores. La aparición del Covid 19 permitió una aceleración de transformaciones que de no ser por la pandemia estarían aun sin ser realizadas. Esta pandemia, donde el aislamiento para evitar el contagio, la restricción de los traslados, la imposibilidad de reuniones presenciales, las escuelas, universidades y centros de formación cerrados, los comercios a puertas cerradas y una economía en picada fruto entre otras cosas de lo anteriormente indicado, hizo que los procesos de digitalización se aceleraran obligatoriamente en América Latina. En Paraguay, si bien los procesos de pagos y transacciones eran posibles realizarlos a través de medios digitales, fue durante la pandemia, donde la necesidad, el acompañamiento y adaptación por parte de las Telcos en particular y los comercios en general posibilitaron la rápida adopción de estas.

para seguir en este tren de digitalización que hoy día la industria, la economía, la salud, la educación y las personas necesitan, el sector de las Telecomunicaciones ha realizado profundas transformaciones y expansiones de las redes, en una economía retraída, con restricción a los créditos, con costos de operación, ampliaciones y recambio tecnológico a la alza y precios al cliente final a la baja.

Y es así como las personas hoy día se dan cuenta que el haber adoptado estas tecnologías, y procesos digitales para evitar el contagio, son herramientas que facilitan la mejora en la calidad de vida. Esta digitalización dio paso a que muchas de las actividades económicas y fuentes de ingresos, mudaran a otras posibles.

Pero para seguir en este tren de digitalización que hoy día la industria, la economía, la salud, la educación y las personas necesitan, el sector de las Telecomunicaciones ha realizado profundas transformaciones y expansiones de las redes, en una economía retraída, con restricción a los créditos, con costos de operación, ampliaciones y recambio tecnológico a la alza y precios al cliente final a la baja.   Una ecuación económica muy difícil de resolver que requerirá de un apoyo y acompañamiento de los gobiernos para hacer factible y posible las inversiones necesarias para que la transformación digital no se detenga.

No será posible una mirada al pasado, sino una apuesta al futuro cercano donde las tecnologías de la mano de las telecomunicaciones podrán ser la herramienta que posibilite la verdadera transformación digital que Latinoamérica necesita para dar un salto cualitativo y recuperar las asimetrías existentes con países de mayor desarrollo.