Comunicado ASIET

Valoramos la apuesta estratégica del Gobierno de Colombia por la digitalización

  • Los anuncios del nuevo gobierno de Colombia en el ámbito de las TIC son una buena noticia para el país y para América Latina.
  • Colombia requiere una nueva generación de reformas para consolidar los avances de los últimos años.

  • Desde ASIET comprometemos el apoyo de la industria de las telecomunicaciones a las nuevas autoridades y a participar en las mesas de trabajo que se convoquen.

La Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) valora de forma muy positiva la visión, la apertura al diálogo y la hoja de ruta presentada por el Presidente Iván Duque y las autoridades del MinTIC para lograr la digitalización de Colombia. Estamos en un momento crítico para abordar los desafíos de la cuarta revolución industrial y para ellos es indispensable la cooperación y el diálogo público-privado con el objetivo de favorecer las inversiones en conectividad, lograr el cierre de la brecha digital y acometer la necesaria transformación productiva que permita acelerar el crecimiento económico y el desarrollo nacional.

Pese a los notables avances de los últimos años en conectividad, velocidad y asequibilidad, Colombia aún enfrenta desafíos importantes. Cerca de la mitad de los colombianos no accede a Internet, especialmente en los segmentos de población con menores recursos. El país necesita un nuevo acuerdo en favor de las inversiones que genere un entorno que permita universalizar el acceso, cerrar las brechas entre el ámbito urbano – rural, seguir avanzando hacia infraestructuras de clase mundial y favorecer la transformación productiva del país. Tal como se lo planteamos antes de las elecciones a todos los candidatos, creemos que es necesario abordar una nueva Agenda Digital que permita acelerar el proceso de acceso y adopción tecnológica por parte de las familias y las empresas, para lo cual es necesario considerar lo siguiente:

  • Propiciar un clima de confianza y seguridad jurídica: avanzando hacia un marco regulatorio que establezca reglas claras y transparentes.
  • Propiciar un escenario favorable al despliegue de infraestructuras: armonizando las regulaciones locales, regionales y estatales para asegurar transparencia, accesibilidad y agilidad en los procesos de obtención de licencias.
  • Poner a disposición más espectro: pese a los esfuerzos de la ANE, Colombia tiene menos del 30% de espectro radioeléctrico recomendado por la UIT para 2020. Se requieren mecanismos que prioricen la expansión en cobertura y servicio por sobre la recaudación fiscal, y ampliar el periodo de duración de las licencias de acuerdo con las mejores prácticas internacionales (30 años).
  • Actualizar la fiscalidad al Ecosistema Digital actual: eliminando impuestos específicos para facilitar la universalización de los servicios. El sector en Colombia enfrenta una tributación efectiva 2,7 veces superior que el promedio intersectorial. Siendo uno de los países que más grava las telecomunicaciones en la región, superado sólo por Brasil.
  • Avanzar en la reforma institucional, regulatoria y de políticas públicas a la luz de la convergencia: las transformaciones que ha vivido el sector han dejado obsoletos los esquemas vigentes. Resulta clave un único regulador convergente e independiente, en los mercados de voz, datos y audiovisual, que permita eliminar zonas grises en atribución de funciones y conflictos de competencia, así como las asimetrías y/o duplicidad de cargas regulatorias, administrativas y fiscales.
  • Crear un Fondo TIC único: que resuelva las asimetrías en contraprestaciones entre los distintos proveedores en función del servicio prestado. Habrá que revisar las prioridades de asignación de recursos del fondo, enfocándose en cerrar las brechas de cobertura, asequibilidad de servicios y terminales, y promoción de la cultura, buscando nuevas formas de colaboración público privadas.

Los anuncios del nuevo gobierno constituyen una oportunidad inigualable para impulsar el desarrollo económico y social de Colombia.  Para su consecución es indispensable conjugar el liderazgo político con espacios de trabajo de alto nivel técnico que permitan construir los consensos necesarios para favorecer las inversiones y la innovación. Desde ASIET ofrecemos nuestra plena disposición para colaborar en este proceso de diálogo público-privado, con la convicción que de lo que seamos capaces de hacer ahora en el ámbito de la digitalización dependerá en buena medida el bienestar futuro de todos los colombianos.

Compartir