Por un ecosistema tecnológico más justo, innovador y femenino

Esta Columna fue publicada en el número de marzo de 2019 en la Revista ‘Telecomunicaciones de América Latina’, realizada con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Descarga la revista completa aquí.

La innovación, nos recuerda el escritor Walter Isaacson, florece allí donde conviven y se rozan saberes diversos. Sus biografías de Einstein, Steve Jobs o Da Vinci son un ejemplo de la riqueza que nace del diálogo entre perspectivas y visiones diferentes. De la uniformidad no surge, por lo general, nada nuevo: tan solo se repite y perpetúa lo que ya conocíamos.

La diversidad de perspectivas no es ya, como pudo serlo en el pasado, una prerrogativa de determinadas élites cosmopolitas o un lujo que algunos sectores o instituciones pueden concederse. En un mundo cada vez más interconectado, la capacidad de entrar en contacto e integrar lo diverso es un imperativo social a todos los niveles. Una sociedad incapaz de hacer convivir las diversidades, sean estas “de origen”, “adquiridas” o “cognitivas”, es una sociedad inhumana y condenada a la irrelevancia.

Nuestro contexto social y económico es ya un contexto diverso, globalizado y tecnológico. Estudios recientes como el Informe de la Sociedad Digital en España realizado por Fundación Telefónica y la editorial Ariel muestran la presencia cada vez mayor de lo digital en los diferentes ámbitos de nuestras vidas. Lo hace también la Unión Europea cuando asegura que en 2021 el 45% de los trabajos estarán vinculados a lo digital. América Latina, donde la penetración de la tecnología es cada vez mayor, no es una excepción.

En este sentido, el papel de las mujeres en el ámbito tecnológico destaca como uno de los retos más importantes a los que se enfrenta nuestra sociedad y, muy especialmente, nuestros sistemas educativos y nuestra cultura empresarial.

La brecha de género digital es todavía un problema en España, América Latina y a nivel global. En Iberoamérica, solo el 25% de los profesionales que trabajan en el ámbito de las tecnologías de la información son mujeres, y no más del 16% ocupan puestos de alta dirección en las empresas. Desgraciadamente, esos datos no mejoran excesivamente en otras partes del globo.

Me parece importante subrayar a este respecto que la brecha digital entre hombres y mujeres no debe referirse ya fundamentalmente al “uso” de la tecnología (donde los datos muestran una disminución en la desigualdad), sino a la brecha “en las habilidades y herramientas digitales (digital skills y eSkills) que determinan el uso efectivo de la tecnología”1. Es en el desarrollo de habilidades digitales medias y superiores donde la brecha se acentúa, dibujando un mapa en el que la ausencia de talento femenino debería preocuparnos a todos. La falta de presencia de mujeres en el ámbito tecnológico constituye no sólo una injusticia -cuando las barreras de entrada son más altas que las que tiene que afrontar los hombres-, sino una pobreza a largo plazo, pues se priva al diseño de lo tecnológico de la contribución de la enriquecedora perspectiva femenina. ¿Realmente queremos un futuro en el que lo tecnológico tenga solo rostro masculino? ¿Tiene sentido, en un mundo donde los usuarios de la tecnología son tanto hombres como mujeres, que el diseño de ésta sea un asunto casi exclusivamente masculino?

La batalla por la igualdad y la justicia comienza, como siempre, por la educación.

Los datos en España muestran que mujeres y hombres se reparten las plazas del Bachillerato de Ciencias y Tecnológico casi por igual. Según datos del Ministerio de Educación, en el curso 2015-2016 aproximadamente un 54% de los alumnos eran chicos y un 46% chicas. El dato -similar en muchos países de América Latina y otras partes del planeta-, sin embargo, oculta lo que el acceso a la etapa universitaria terminará mostrando, a saber, la tendencia de las chicas a terminar eligiendo carreras biosanitarias, en lugar de estudios más directamente relacionados con la tecnología. ¿Por qué el final del bachillerato sigue siendo un precipicio al que caen, frustrándose para siempre, tantas potenciales vocaciones tecnológicas femeninas? Las razones son muchas, pero considero especialmente relevante la falta de información e iniciativas que ayuden a mostrar la tecnología como un campo propicio para el florecimiento femenino. Con demasiada frecuencia los estudios tecnológicos (especialmente los relacionados con la ingeniería) se asocian a roles e incentivos masculinos, haciendo así mucho más difícil que se encienda la chispa del interés en las niñas.

Son necesarias iniciativas públicas y privadas que muestren la tecnología como lo que realmente es: un instrumento llamado a acercar a las personas y al que la visión femenina tiene mucho que aportar. En este sentido, me parecen esenciales las iniciativas destinadas a fomentar la inclusión de mujeres en las carreras de STEM. Aunque todos los esfuerzos son pocos, me siento especialmente orgullosa de algunos ejemplos con los que Telefónica está intentando favorecer un ecosistema más inclusivo, como son el programa “Girls Inspire Tech”, en el que se refuerza la pasión por la tecnología entre las hijas de nuestros empleados; “Mujer e ingeniería”, a través de la cual los directivos de Telefónica asesoran a estudiantes universitarios de ingeniería; o “STEM Talent Girl”, un proyecto dirigido a inspirar y desarrollar el talento de las estudiantes de secundaria en áreas técnicas.

Cuando miramos el mundo de las empresas el panorama no resulta todavía demasiado alentador. La mayoría de los indicadores coinciden en subrayar un retroceso en la presencia de mujeres profesionales en el ámbito TIC. El informe Gender, Technology, and the Future of Work recientemente publicado por el Fondo Monetario Internacional2 alerta acerca del mayor riesgo que afrontarán las mujeres a causa de la transformación tecnológica: en su análisis de 30 países de la OCDE estima que alrededor de 25 millones de empleos tradicionalmente femeninos corren el riesgo de verse suplantados por la automatización.

Por otro lado, las injusticias retributivas y la discriminación siguen siendo, por desgracia, una tónica en muchas empresas del sector tecnológico.

En Telefónica, con el fin de convertirnos en una organización cada vez más diversa, en 2016 se creó un Consejo de Diversidad como órgano asesor de la compañía para temas de diversidad e inclusión. Su objetivo es, fundamentalmente, promover iniciativas dirigidas a consolidar la diversidad como una palanca clave hacia una transformación digital inclusiva en la que nadie se quede atrás. Conscientes de nuestra responsabilidad, el Consejo de Diversidad ha situado la igualdad de género como dimensión prioritaria de la estrategia en Telefónica. El 37.6% de nuestra fuerza laboral y el 21.5% de nuestros gerentes son ya mujeres. Aunque la tendencia es positiva, tenemos un largo camino por recorrer y para ello nos hemos fijado objetivos claros: alcanzar el 30% de las mujeres en puestos directivos para el año 2020.

En este sentido, considero un paso de gran importancia que muchos gobiernos y organizaciones intergubernamentales de América Latina estén trabajando por situar la cuestión digital y en especial, la de las mujeres en el ámbito de las TIC en lo más alto de sus agendas. Los esfuerzos de instituciones como SEGIB, CEPAL, BID o CAF apuntan en la dirección correcta. Un claro ejemplo de ello fue la reciente Cumbre Iberoamericana, celebrada en La Antigua (Guatemala) los días 14 y 15 de noviembre de 2018. Fue para mí un placer participar en la mesa redonda “Hacia una Agenda Iberoamericana para la economía digital” enmarcada en el XII Encuentro Empresarial Iberoamericano, un evento paralelo a la Cumbre, organizado por el Consejo de Empresarios Iberoamericanos (CEIB). Como subrayó en esa ocasión refiriéndose a América Latina Pablo Bello, presidente de ASIET, “para lograr el salto hacia la Digitalización se requiere liderazgo, cooperación Público-privada, y una regulación adecuada”. Nada puede ayudar a solucionar estos grandes retos más que una cultura que promueva, facilite y reconozca el papel de las mujeres en la tecnología. No en vano, el lema de ONU Mujeres para el día de la mujer de este año (“Piensa con igualdad, construye con inteligencia, innova para el cambio”) vincula la innovación a la igualdad entre hombres y mujeres. No existe solución justa e innovadora al reto que la tecnología plantea a nuestra sociedad que no sea inclusiva, y que no sea, de alguna manera, femenina.

Cuando una mujer se empodera, no sólo aumenta y mejora su calidad de vida, sino la de su familia y, como consencuencia, la de su comunidad.

Esta entrevista fue publicada en el número de marzo de 2019 en la Revista ‘Telecomunicaciones de América Latina’, realizada con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Descarga la revista completa aquí.

Como ejecutiva de alto nivel en el sector de la tecnología, con una presencia activa en las redes sociales, eres consciente de las desigualdades de género que aún prevalecen cuando se trata de acceder a la tecnología. ¿Qué políticas públicas crees que pueden aplicarse para ayudar a corregir esta realidad? ¿Qué pueden hacer las ejecutivas del sector para ayudar a construir una sociedad más inclusiva y cerrar la brecha digital?

El hecho de que haya una brecha de género en el uso de tecnologías móviles, datos móviles, dinero móvil y el uso de tecnologías en general, no es simplemente una cuestión de politicas. Creo que hoy la mejor aproximación para la solución de esta realidad es un compromiso multisectorial; algo que le compete tanto al sector privado, al gobierno, como a la sociedad civil. Toda la comunidad trabajando en conjunto para que no haya brechas de genero. La buena noticia es que todas tienen el expertice para contribuir a derribar las barreras. Si hechas un vistazo alrededor del mundo, las principales barreras en puestos de liderazgo son debido a que las mujeres están más en casa, son más propensas a abordar las necesidades básicas de sus comunidades cuando están conectadas a Internet. Así es que, al ayudar a terminar con la división digital de género, podemos ayudar a promover el crecimiento económico y el espíritu emprendedor.

Todas estas barreras pueden entenderse mejor desde una perspectiva multistakeholder. Desde el sector privado, podemos trabajar en derribar las barreras de conectividad en áreas alejadas o rurales. Esto puede ser debido a que no se llega a comprender el valor de las tecnologías y cómo pueden aprovechar su uso. Podemos ayudar a maestros y educadores. Ayudar a enseñar a maestros, a entrenar entrenadores. Ayudar educando más agentes femeninas para que interactúen con clientes femeninas. Ayudar a educar a la población sobre los beneficios de las TIC. En Guatemala desarrollamos un programa orientado a mujeres y niñas, cuyo contenido fue en torno al uso valioso de las tecnologías. Por medio de este programa se ha capacitado a más de 20.800 mujeres sobre las ventajas de utilizar las herramientas que los teléfonos inteligentes y el internet pueden brindar para su formación académica y profesional.

Si las niñas tienen a ejemplos a seguir femeninos, sin importar el sector, mujeres que usen tecnología como un valor agregado, que les den un uso realmente útil y valioso, como agentes de cambio en su calidad de vida, creo que esto es de tremenda importancia para ayudar a cerrar la brecha de género. Parte de las razones por las cuales tenemos brechas de género es porque las mujeres están en desventaja frente a los hombres en cuanto a optar por estudios en STEM (Ciencias, Tecnologías, Ingeniería y Matemáticas) tradicionalmente dominado por hombres, sobre todo en nuestro sector y, en particular, en mercados emergentes. Debemos concientizar sobre los increibles beneficios para ellas, para sus familias, para el desarrollo social y económico de sus comunidades, ayudándolas a formarse en Tecnologías de la información. Cuando una mujer se empodera, no sólo aumenta y mejora su calidad de vida, sino la de su familia y, como consencuencia, la de su comunidad.

¿Puede hablarnos de los programas de Responsabilidad Social Corporativa de Millicom / Tigo en relación a este tema?

Millicom tiene un fuerte compromiso social como organización, en todos los mercados que se encuentra presente. Ya hablamos del ejemplo de Guatemala. En Honduras, por ejemplo, capacitamos a mujeres indígenas para que utilicen teléfonos inteligentes, creen billeteras de dinero móvil y configuren perfiles en redes sociales para promocionar sus artesanías, ayudando a estimular su espíritu emprendedor y a expandir la economía de sus comunidades.

Usted proviene de un país escandinavo. ¿Cómo percibe el ecosistema digital en América Latina, en particular, para que las niñas accedan a la educación STEM y para que mujeres jóvenes obtengan empleos en su sector?

Siendo escandinava, tuve el lujo de estar en contacto las Tecnologías, han sido siempre parte de mi vida. Niñas y niños son criados en un ambiente muy igualitario en mi país. En cambio, en Latinoamérica, al igual que en otras regiones, las cosas no son tan parejas, para empezar, en términos de acceso para ambos géneros, y que para la mayoría el acceso a la tecnología no forma parte de su vida.

Nuestra compañía y algunos otros actores del ecosistema, estamos trabajando para incentivar a más niñas a educarse en Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. Conforme continuamos la expansión de autopistas digitales, estamos incrementando también el acceso a la economía digital para millones de personas

La colaboración multisectorial realmente tiene impactos de múltiple escala. Hemos aprendido que acelerar la inclusión digital y cerrar la brecha de género en el uso de dispositivos móviles proporciona enormes beneficios económicos para los mercados emergentes. Esto requiere un enfoque multistakeholder, no podrá ser una realidad sin el esfuerzo de todas las partes.

Millicom anunció recientemente sus planes para expandirse en Panamá, Costa Rica y Nicaragua, ¿cuáles son las oportunidades y los desafíos que ve en esos mercados?

No creo que haya una meta de mercado implícita en esta operación. Podría haber sido cualquier país. No creo que haya mayores diferencias entre mercados. Por supuesto, exstisten algunas diferencias menores. Pero creo que los retos y las oportunidades son iguales en todos. No veo ninguna meta especifica de mercado, simplemente veo una oportunidad para llevar conectividad y tecnología a la población de los mercados donde operamos.

¿Qué puede decirnos sobre Tigo Money y qué ha estado realizando Millicom para proveer oportunidades financieras al sector no bancarizado de la población de la región Latinoamericana?

La idea del dinero móvil es facilitarle a algunos sectores de la población de los mercados donde operamos, a acceder a créditos y otras facilidades bancarias que de otra manera, no accederían ya que tener una cuenta bancaria o un dispositivo móvil no es un hecho. A menudo, es una excepción.  Hoy en día, estamos dando acceso a servicios bancarios a más de 5 millones de personas en América Latina con Tigo Money, que de otra manera quedarían excluidas de las economías locales.

Una investigación del Banco Mundial reveló que las mujeres ahorran un promedio de entre el 10 % y el 15 % de sus ganancias, sin importar lo bajo o impredecibles que sean sus ingresos. Esto significa que, si aumentamos el acceso de las mujeres a la tecnología móvil digital, sus vidas y las de sus familias y comunidades muy probablemente mejorarán.

“Es importante que las niñas tengan referentes femeninos en los sectores técnicos que les permitan ver que no están vedados para ellas”

Esta entrevista fue publicada en el número de marzo de 2019 en la Revista ‘Telecomunicaciones de América Latina’, realizada con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Descarga la revista completa aquí.

En América Latina existen aún múltiples brechas en cuanto al acceso a las TIC, respecto al género, pero también entre el mundo urbano y el rural, o entre jóvenes y mayores. ¿Cómo puede el satélite impulsar la universalización del acceso a internet?

El satélite es la solución tecnológica más adecuada para democratizar el acceso a Internet y llevarlo hasta cualquier lugar, incluso allí donde las demás alternativas no llegan, como ocurre en tantas zonas rurales de Latinoamérica alejadas de los grandes núcleos de población. Su cobertura es universal para cualquier punto que quede bajo su huella, independientemente de las distancias o las dificultades del terreno; y el despliegue de su servicio es muy rápido, ya que basta con instalar una pequeña antena para que los usuarios puedan conectarse y disfrutar de Internet de banda ancha de forma inmediata, sin tener que esperar todo el tiempo que requiere el despliegue de redes de otras tecnologías fijas.

La tecnología satelital ha avanzado mucho en los últimos años y permite transmitir un volumen más elevado de datos a velocidades mucho mayores y a precios más ajustados. El uso de la banda Ka, con mayor capacidad, y de la tecnología HTS (de alto rendimiento, por sus siglas en inglés), que ofrece coberturas más concentradas sobre áreas más reducidas, junto con la posibilidad de reutilizar frecuencias, supone un incremento directo de la información que puede transmitirse a través de los satélites y, en consecuencia, tarifas más competitivas para los clientes finales. HISPASAT ya está ofreciendo soluciones de Internet residencial en México, Brasil y otros países latinoamericanos en colaboración con proveedores de servicios de Internet locales.

Además, estamos desarrollando nuevos modelos de negocio que faciliten el acceso a Internet en las zonas rurales de forma sencilla y al menor coste posible para el usuario. Los puntos WiFi satelitales, por ejemplo, ofrecerán conexión en zonas abiertas mediante bonos de prepago de muy bajo precio, que cada cual podrá adaptar a sus necesidades y su disponibilidad económica.

Por otro lado, HISPASAT colabora en América Latina en diversos proyectos gubernamentales encaminados a favorecer la inclusión social mediante la reducción de la brecha digital. Así, en Colombia proporciona capacidad espacial en más de 600 puntos del Proyecto VIVE Digital y en México facilita la conectividad en 2.500 espacios públicos en poblaciones rurales o remotas de México en el marco del programa México Conectado.

Usted ha asegurado que en “la región va a haber un crecimiento exponencial de la demanda de la banda ancha por satélite en los próximos años” y ha señalado como clave “avanzar hacia la adopción de políticas de cielos abiertos”, ¿qué retos tiene el despliegue de servicios satelitales en la región? ¿Cómo avanzamos en políticas públicas para potenciar este desarrollo?

Según un informe elaborado por la UIT, alrededor de 3,9 billones de personas en el mundo todavía no tienen acceso a Internet, de los cuales más del 60% pertenecería al entorno rural. Dentro de América Latina y el Caribe más de la mitad de hogares carece de acceso a Internet y,

donde sí lo hay, la velocidad media de conexión es inferior a 10 Mbps, por lo que gran parte de la población aún permanece desatendida. A pesar de ello, los planes nacionales de banda ancha suelen ignorar o discriminar la banda ancha por satélite. Sin embargo, para usuarios en zonas remotas o con cobertura reducida el satélite es actualmente la solución más eficiente en términos de costes. También sigue existiendo falta de neutralidad tecnológica en muchos proyectos de financiación y subvenciones de despliegue.

Me gustaría poner un ejemplo de cómo se está incluyendo el satélite en este cierre de la brecha digital en Europa. El objetivo de la Agenda Digital europea es llegar en el año 2020 al 100% de la población con capacidad de 30Mbps. Con este horizonte, las administraciones públicas europeas han hecho un análisis de penetración de la fibra y el LTE y han llegado a la conclusión de que en 2020, ya sea por factores demográficos u orográficos, aún existirá un porcentaje de ciudadanos que no dispondrá de cobertura de ninguna de estas tecnologías. En estos casos, el satélite es el medio idóneo para llegar a esta población. Por ello, varias administraciones, como Reino Unido, Francia y España, han puesto en marcha un plan específico de ayudas para el desarrollo de la banda ancha rural que permitirá cumplir con los objetivos de la Agenda Digital 2020, y que el 100% de la población tenga acceso a Internet con velocidades de 30Mbps. Este ejemplo podría trasladarse a las políticas digitales latinoamericanas para favorecer el cierre de la brecha digital.

Respecto a la política de cielos abiertos, los satélites de comunicaciones geoestacionarios tienen cobertura sobre zonas muy amplias, de hasta un tercio del planeta. A pesar de ello, para poder operar sobre el territorio de un determinado país deben obtener, por lo general, la habilitación que determine la legislación nacional correspondiente. Con frecuencia, estas legislaciones establecen procedimientos de autorización largos y costosos, además de requisitos y obligaciones complejas asociadas al otorgamiento de las licencias y a la creación de infraestructuras locales, tratamiento fiscal desfavorable, tasas administrativas discriminatorias, elevados aranceles a la importación de equipos satelitales o requerimientos de presencia comercial en el país. En este sentido, sería recomendable la adopción de una política de cielos abiertos como principio básico para que las fronteras nacionales tengan una mínima influencia sobre la forma en que los ciudadanos pueden beneficiarse de los servicios satelitales ofertados con la máxima rapidez y sin incremento de los costes.

Así, esta política permitiría que los prestadores de servicios satelitales que operan en un país determinado puedan conectarse a la señal de aquellos satélites con cobertura sobre el país, sin necesidad de que éstos sean previamente autorizados por la Administración estatal y estableciendo el mismo tratamiento para satélites nacionales y extranjeros. Además, se debería fomentar, entre otras cosas, la eliminación de requisitos gravosos, tales como establecimiento de sucursal en el país, o cargas fiscales excesivamente elevadas, además de fijar procedimientos de autorización transparentes y no discriminatorios.

¿Cuáles son las tendencias tecnológicas en el mundo satelital y los proyectos a futuro de Hispasat? ¿Qué perspectiva tiene respecto a la llegada del 5G?

El sector satelital, e Hispasat en particular, está trabajando en diversas vías de innovación, entre las que se cuentan la participación en constelaciones de órbita baja como LeoSat, o alternativas

como las plataformas atmosféricas o HAPS, donde estamos colaborando con los fabricantes más importantes. Por otro lado, se está investigando de forma muy activa en nuevas tecnologías en el segmento terreno, como las antenas de bajo perfil de Phasor adaptadas a los requerimientos de los vehículos de transporte por carretera, entre otras. También estamos desarrollando en colaboración con otras empresas nuevos servicios que faciliten su adopción por parte del cliente final, como la solución de puntos WiFi vía satélite en entornos rurales que comentaba anteriormente.

En cuanto al 5G, estamos convencidos de que el satélite tendrá un papel relevante en este nuevo ecosistema que empieza a desarrollarse, ya que facilitará la extensión de la conectividad 5G a cualquier lugar. La industria satelital ya está trabajando para integrarse en el entorno 5G y contribuir a conformar las redes híbridas que proveerán los servicios de conectividad mediante la combinación más eficiente de tecnologías terrestres y espaciales en cada caso. En este entorno, el satélite aporta también su capacidad de multidifusión en banda ancha para facilitar, por ejemplo, las actualizaciones de software a millones de usuarios al mismo tiempo o la transmisión de contenidos de vídeo de alta calidad. Y es el satélite el que puede asegurar la alta disponibilidad de las redes 5G al aportar una infraestructura que, desde su ubicación en la órbita geoestacionaria, es independiente de cualquier incidente que pueda afectar a las redes terrestres.

¿Es clave la neutralidad tecnológica?

Es esencial que se mantenga el principio de neutralidad tecnológica en la regulación y en las actuaciones públicas, para hacer posible que cada tipo de operador realice sus inversiones y compita en igualdad de condiciones ofertando sus servicios. La neutralidad regulatoria es básica para la libre competencia, que siempre juega a favor del usuario final de los servicios, porque favorece la selección de las soluciones más eficientes y adecuadas para cada caso y situación. El incentivo público a la construcción de nuevas infraestructuras terrestres de banda ancha no debe obstaculizar el desarrollo de la solución satelital, que ya existe y es eficaz, y que ha surgido como resultado de complementar y competir con el resto de agentes del mercado.

Es necesario que exista una verdadera neutralidad tecnológica en las decisiones regulatorias y en los planes públicos de fomento del despliegue de servicios de banda ancha, que no favorezca ni penalice a unas tecnologías de acceso de banda ancha frente a otras.

Usted es una ingeniera en telecomunicaciones con más de 20 años de experiencia, en una empresa tecnológica de primer nivel presidida por una mujer. Esto aún es más excepción que norma en nuestra región, ¿Cómo cree que puede incentivarse que más niñas y jóvenes desarrollen sus carreras profesionales en el ámbito científico-técnico vinculado a las TIC?

La falta de vocaciones técnicas femeninas no es un problema sólo en América Latina. En España, según datos del Instituto de la Mujer, sólo un 25% de los estudiantes de carreras técnicas son mujeres. Para conseguir que esta tendencia cambie, hay que trabajar mucho a la hora de divulgar el importante papel que desempeñan las ingenierías en la sociedad. Es clave despertar ese interés por las ingenierías y las carreras técnicas en las fases tempranas del aprendizaje.

Asimismo, creo que es labor de todos que los niños y niñas en todo el mundo sepan que pueden llegar a ser lo que quieran de mayores sin importar su género. Una educación sin estereotipos es la forma más importante de mostrarles un mundo sin barreras: cuanta más información tengan a su disposición, más fácil les resultará explorar las distintas vías que pueden conducirles a aquello en lo que querrán convertirse. Las profesiones no tienen género; los límites en su crecimiento como personas deberían ser sus gustos y habilidades, y no unas reglas prestablecidas por su condición. Es cierto que en función de la región del mundo en la que nos encontremos, esta educación sin estereotipos está más o menos desarrollada, y el establecimiento de políticas educativas centradas en las personas, y no en el género, ayudaría a impulsar un cambio de mentalidad.

En Hispasat trabajamos desde hace años para impulsar la igualdad y las vocaciones técnicas femeninas participando con nuestras ingenieras y técnicas y nuestra presidenta en jornadas específicas con niñas y chicas jóvenes, con el objetivo de servirles de inspiración y estímulo para que dirijan su vocación hacia estas salidas profesionales. Es importante que las niñas puedan tener referentes femeninos en los sectores técnicos que les permitan ver que no están en absoluto vedados para ellas y que pueden ser un interesante ámbito de desarrollo profesional.

Lo esencial es invisible a los ojos

Esta columna de opinión fue publicada en el número de marzo de 2019 en la Revista ‘Telecomunicaciones de América Latina’, realizada con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Descarga la revista completa aquí.

“Dile que sí, aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas a arrepentir toda la vida si le contestas que no”. El amor en los tiempos del cólera – Gabriel García Márquez.

La emoción del ascenso profesional puede ser descrita con esta frase, especialmente en el sector TIC en América Latina que tradicionalmente es masculino y en el que generalmente para las mujeres es toda una aventura asumir nuevos retos en cargos directivos, así como combinar una vida profesional con los desafíos de la vida personal y la maternidad.

Esta frase también se puede aplicar al miedo a cambiar paradigmas, a innovar en cualquier aspecto, como por ejemplo en la administración del espectro, que tiende a ser cada vez menos rígida y volverse flexible. En el mundo actual el valor agregado no está en las redes de comunicaciones, sino en los datos, la capacidad de procesarlos de manera inteligente y usar la información que se puede extraer de los mismos. ¡El futuro en el muy corto plazo estará en manos de quiénes digan que sí!

Un artículo de opinión sobre el espectro es realmente retador, especialmente en este número especial sobre Mujeres, Niñas y TIC en el que participan tantas expertas y reconocidas mujeres de la región. En esta reflexión me concentraré en el espectro, ese recurso, ese insumo, que administrado correctamente lleva al desarrollo económico y a mayor equidad a través de las TIC.

La administración clásica de la autopista invisible que se usa para las telecomunicaciones, llamada espectro, se ha venido dando históricamente bajo modelos de comando y control, donde cada carril de la autopista es utilizado de manera independiente y los vehículos no se pueden cambiar de carril según las condiciones del tráfico. Se ha administrado el espectro buscando maximizar el recaudo, se han financiado fondos de acceso universal, lo cual está muy bien porque se propende por incluir a los más vulnerables; pero, con el tiempo, hemos caído en esquemas rígidos y no cuestionamos el modelo mismo en el que estamos inmersos, dependientes de las redes y de grandes inversiones hechas por unas pocas empresas, que si no tienen los incentivos adecuados, simplemente no despliegan en aquellos sitios en los que el modelo económico no se equilibra.

La tendencia humanista que busca por todos los medios la equidad, a través de un verdadero acceso universal a las TIC, así como los avances tecnológicos y el nuevo cambio de paradigma en el que el valor ya no está en quien posee las redes sino en quién posee los datos, obligan a enfoques de administración de espectro más flexibles, como por ejemplo: buscando el beneficio social en vez de la maximización en el recaudo, tomando en cuenta no sólo los beneficios financieros del corto plazo, sino el impacto económico real en la transformación de grupos sociales a través de la conectividad, propendiendo por habilitar cada vez más espectro de uso libre, con menos barreras de acceso para todos los interesados, impulsando las redes comunitarias, habilitando la compartición entre múltiples interesados (que puede ser en frecuencias, en geografía o entre diferentes servicios), con un fin supremo con el que comulgo plenamente: conectar a los no conectados.

Hoy en día, las telecomunicaciones van más allá de las redes y los contenidos y el mundo virtual va llenando más y más espacios. Lograr acceder a los datos como la llave que nos revela ya no tendencias sino estadísticas, ya no aproximaciones sino hechos, como la herramienta de decisión certera para mejorar la vida de las personas, es realmente emocionante y la inteligencia artificial es ya una realidad. Las decisiones basadas en datos transformarán sectores como educación, salud,

turismo y transporte. El ecosistema TIC ha evolucionado, pasó de ser vertical a transversal, influenciando todos los aspectos de nuestras vidas, desde cómo trabajamos, hasta como interactuamos con nuestros seres queridos, hombres y mujeres, habitantes de ciudades o del campo. Es también hora de que la diversidad se refleje en quiénes hacemos parte de esta industria y en quiénes se benefician de la conectividad. El futuro es de quienes digan sí, a la innovación, a los esquemas flexibles de acceso al espectro y especialmente a la equidad de género, no como retórica, sino como una vivencia cotidiana en el sector TIC y a través de las TIC.

“El secreto es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”. El Principito. Antoine de Saint-Exupéry.

“Os setores público e privado devem adotar políticas de incentivo para ingresso de meninas em cursos universitários de suporte às TIC”

Esta entrevista fue publicada en el número de marzo de 2019 en la Revista ‘Telecomunicaciones de América Latina’, realizada con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Descarga la revista completa aquí.

Atualmente, você ocupa o cargo de Superintendente Executivo e antes estava na UIT, como percebe o acesso de mulheres qualificadas a cargos de hierarquia no setor de Telecomunicações? O que deve ser feito para que haja mais mulheres em cargos de responsabilidade? O que podemos fazer da indústria?

Atualmente ocupo o cargo de Superintendente Executiva. Ingressei na Anatel em 2005, como especialista em regulação de serviços públicos de telecomunicações na área jurídica, por meio de concurso público.

Todavia, antes mesmo da formação de seu quadro efetivo, em meados de 1999, tive a oportunidade de exercer funções por meio de contratação temporária. Nesta oportunidade, pude constatar que a Agência contava como força de trabalho, em sua grande maioria, especialistas egressos do Sistema Telebrás e, salvo raríssimas exceções, eram homens e engenheiros.

Com o passar dos anos, em consonância, inclusive, com os pilares da regulação, profissionais (homens e mulheres) com formação universitária em economia e direito foram também contratados.

A inclusão desses novos profissionais, especialmente dos pertencentes à carreira jurídica, trouxe acréscimo significativo de mulheres nos quadros da Agência.

Tal situação apenas comprova uma tendência que extrapola o Setor de Telecomunicações: que a presença de mulheres nos cursos universitários da área de exatas precisa ser incentivado.

Vivemos uma transformação ímpar das relações humanas, com reflexos profundos no mercado de trabalho.

Estudiosos fazem prospecções acerca das profissões do futuro, predizendo formações atualmente inexistentes nas universidades.

Novos momentos exigem posturas novas!

A tecnologia é presença indistinta no cotidiano de todos, homens, mulheres, crianças, adolescentes, adultos, idosos, ricos, pobres…

Na medida em que mais profissionais mulheres conseguirem qualificação profissional, maior será a probabilidade de que ocupem cargos de hierarquia no Setor de Telecomunicações.

Tanto a indústria quanto os demais setores envolvidos, público e privado, devem adotar políticas de esclarecimento e incentivo para ingresso de meninas em cursos universitários de suporte às TICs.

Que tipo de políticas a ANATEL tem para favorecer o acesso igualitário das mulheres às TIC? Existe um projeto para a inclusão de meninas e mulheres no setor de TIC, atualmente?

Há vários anos a Anatel participa ativamente dos eventos organizados pela UIT vinculados ao Programa “Girls in ICT”.

Diversas profissionais (mulheres qualificadas), por meio de seus depoimentos de vida, buscam levar esclarecimentos e incentivos sobre as rotinas profissionais de quem trabalha com TICs às estudantes de escolas públicas e particulares de Brasília cursando o ensino médio e fundamental.

Eventos deste tipo desmistificam a postura arraigada em nossa sociedade de que meninas não “servem” como profissionais de tecnologia. Ao contrário, devem fazer parte da construção destes setores e conseqüentemente das profissões do mercado de trabalho do futuro.

Uma das queixas mais difundidas no setor de telecomunicações brasileiro é a alta carga tributária direta e indireta sobre os serviços de telecomunicações, o que prejudica o acesso aos grupos mais desfavorecidos, entre os quais as mulheres são especialmente afetadas. Existe uma proposta sobre a agenda para a redução das taxas de imposto para esses serviços, pelo menos, as destinadas a essas áreas ou sectores mais desfavorecidos?

A expressiva carga tributária incidente nos serviços de telecomunicações é objeto de constante debate. Dentro do espectro de competência da Agência, encontra-se em análise estudo acerca dos aspectos operacionais e impactos das taxas de fiscalização (TFI e TFF) sobre os diversos serviços.

Todavia, considerando-se os diversos impostos incidentes, aqueles de titularidade dos Estados da Federação exercem papel percentual significativo.

Dessa forma, de maneira global, a questão tributária no setor de telecomunicações merece atenção governamental. A inclusão digital, em especial dos menos favorecidos economicamente, deve ser objeto constante de políticas públicas facilitadoras do seu acesso.

A tendência global no setor de telecomunicações é o caminho para a convergência de serviços e uma simplificação e atualização necessárias dos regulamentos existentes como um elemento que acelera a indústria.Quais desafios regulatórios a ANATEL enfrenta mais imediatamente? Quais são as prioridades da ANATEL para ação nos próximos anos?

Como uma das diretrizes de atuação da Agência, certamente está a simplificação regulatória com vistas à evolução tecnológica do setor.

Resta-nos como um dos grandes desafios a intervenção na medida correta de atuar frente às falhas de mercado sem impedir os movimentos mercadológicos positivos.

Mais imediatamente temos o desafio da implantação do 5G no Brasil. Prazo da licitação das faixas, formatação das regras editalícias, imposição de compromissos de abrangência, dentre outros aspectos.

CLT 2019: Acelerando la transformación digital de América Latina

La séptima edición del Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones – CLT19 – se celebrará por primera vez en Argentina, del 1 al 5 de julio en la ciudad de Córdoba, con la Secretaría de Modernización como anfitriona.

La séptima Edición del evento sobre políticas públicas de Telecomunicaciones y TIC, ya consolidado como punto de encuentro anual entre referentes del sector público, privado, la academia y de organizaciones internacionales se llevará a cabo en el Centro de Convenciones Brigadier General Juan Bautista Bustos de la ciudad de Córdoba, Argentina del 1 al 5 de julio.

La agenda abordará el desafío de la digitalización como oportunidad para que la región avance hacia el progreso, recorriendo temas como el desarrollo de la economía digital, las políticas públicas para impulsar la innovación y la competencia en la era de la convergencia, los nuevos mecanismos de inversión en infraestructuras de banda ancha, la colaboración público-privada para lograr modelos sostenibles en la industria digital, explorar iniciativas regionales para reducir la brecha de género en el ámbito tecnológico, entre otros.

Además de la Sesión Plenaria, se llevarán a cabo diferentes actividades paralelas, como la reunión académica anual del CPRLATAM, el foro de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) ‘Gestión del espectro en camino a la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones 2019, una Mesa Redonda con los países miembros de COMTELCA, o un Workshop organizado por Regulatel y ASIET: ‘5G a la vista. Fomento al despliegue de nuevas redes de conectividad’, entre otros.

La organización de CLT19 está liderada de forma conjunta por la Unión Internacional de Telecomunicaciones de Naciones Unidas (UIT), CAF –Banco de desarrollo de América Latina-, la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) y la GSMA. El congreso, además, cuenta con el apoyo del Gobierno de Córdoba y de organizaciones como COMTELCA, Regulatel, CEPAL -eLAC, ICANN, Internet Society o LACNIC.

La información actualizada del congreso podrá consultarse en www.clt.lat

“Vamos a fomentar el desarrollo de habilidades digitales tanto en mujeres como en jóvenes, niños, adultos mayores, o comunidades indígenas”

Esta entrevista fue publicada en el número de marzo de 2019 en la Revista ‘Telecomunicaciones de América Latina’, realizada con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Descarga la revista completa aquí.

 

Usted ha desarrollado toda una carrera profesional vinculada al ámbito de las telecomunicaciones en México, y ahora ocupa el puesto de Subsecretaria del sector. No hay duda que el país ha tenido grandes avances en esta materia en los últimos años, ¿cuáles señalaría como sus principales retos o metas a cumpliar en el actual periodo de gobierno? ¿Cómo puede contribuir la política pública en el avance del sector, dadas las transformaciones que ha tenido el actual Ecosistema Digital?  

El reto más importante para México es conseguir conectar a toda la población, es uno de los proyectos prioritarios del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador. También hemos identificado que se están produciendo importantes cambios tecnológicos en el avance hacia la cuarta transformación industrial y estamos trabajando en convertir la Subsecretaría de Telecomunicaciones en una subsecretaría de  TIC y Desarrollo Tecnológico, tratando de estar al día de todas las innovaciones tecnológicas y la la revolución digital que se está dando tan disruptivamente. 

Por eso, hemos organizado varias áreas sustantivas que tienen que ver con:
A/ Las Redes de Transporte y Acceso, la infraestructura, algo que para nosotros es crítico. Las redes de acceso que van a llegar a todos, se trata de Garantizar el acceso en condiciones de asequibilidad, y entonces necesitamos trabajar con poblaciones como los adultos mayores, poblaciones indígenas, y otras poblaciones que necesitan conectividad pero también desarrollo de habilidades y capacidades.  

 B/ El Plan de Habilitación para la Transformación e Inclusión Digital. Ahí estamos estamos buscando identificar aquellos temas que son relevancia para la transformación de la producción industrial, sabemos que las nuevas tecnologías se vuelven transversales en todos los sectores económicos y sociales, y necesitamos que la población oportunamente desarrolle las habilidades que necesita, e incluir el sector de la economía digital de una manera más natural.  

 C/ La última área sustantiva que estamos creando es la de Tecnologías Estándares, Datos, Interoperabilidad y Seguridad Digital, donde estamos buscando y conociendo cuáles son las nuevas tendencias tecnológicas y tratando de encontrar formas de estandarizar y buscar mejores prácticas. Queremos que estas nuevas tecnologías manejen interoperabilidad y no haya que depender de una plataforma tecnológica específica, sino que sea posible transportarse libremente entre plataformas y entre sistemas y redes de telecomunicaciones, y el único dueño sea el que produce el dato, pero que a su vez lo pueda poner a disposición del público general para que, por ejemplo, se puedan tomar mejores decisiones a partir de los datos que se conocen, o para el desarrollo de  Internet de las Cosas. 

Es importante que todas las políticas públicas de la Subsecretaría las vamos a hacer a partir de mecanismos participativos, de foros o talleres, que nos permitan conocer con profundidad el tema que queremos trabajar, con la participación de la industria, la academia y la sociedad civil, junto al gobierno, y el poder legislativo, para buscar consensos. 

Enfocándonos en la inclusión digital y la universalización del acceso, imperativos para el desarrollo de los países de la región, ¿cómo piensa que puede lograr México la igualdad en este campo entre hombres y mujeres, entre personas mayores y jóvenes, o entre quienes viven en ámbitos rurales y urbanos? ¿y qué podría comentarnos sobre ciberseguridad, en concreto respecto de estas poblaciones? 

Una de nuestras prioridades es ir a donde no existe conectividad, llegar a las personas que no están conectadas, principalmente en zonas rurales, y por lo tanto el enfoque de expansión de la conectividad debe ser hacia esos lugares,  pero como comentaba anteriormente no se trata solo de llevar la conectividad, sino que atendiendo a nuestras áreas sustantivas, lo que vamos a hacer es organizar que haya una serie de mecanismos que nos permitan desarrollar habilidades y capacidades tanto en mujeres como en otros grupos que puedan estar identificados como objetivo, como pueden ser los  jóvenes, niños, adultos mayores, o comunidades indígenas.  

Por otro lado, también queremos centrarnos en el pequeño y mediano empresario, porque en México la mayor parte de la población económicamente activa está contratada por este tipo de empresas. Entonces para nosotros es muy importante estas micro empresas y PYMES tengan el conocimiento necesario y sepan oportunamente cómo deben desarrollarse organizacionalmente, o cómo pueden insertarse en el mundo de las TIC para volverse más productivos y más competitivos. Estamos diseñando, por ejemplo en el caso de las habilidades digitales, un marco de habilidades que se deben tener para cuando te introduces en la tecnología, cuando tienes un nivel medio, y cuando ya eres avanzado. Este marco lo vamos a poner en consulta pública la semana que viene.  

Respecto a la ciberseguridad, nosotros creemos que es un tema crítico, es otra prioridad del país. También estamos trabajando el tema de la ética en el usuario, en la persona que se inserta en el mundo digital. También estamos trabajando en enseñar a identificar las vulnerabilidades que tienen los distintos dispositivos, queremos trabajar con grupos objetivo y ver qué necesidades tienen. Por ejemplo uno de los casos que encontramos fue que el 39% de la población que asistió a uno de los talleres, da su localización en redes sociales. Otro ejemplo que nos hemos encontrado es que los menores de 13 años acceden a redes sociales, cuando el documento legal cuando tu solicitas entrar a una red social dice que debes tener mínimo 13 esa edad. Esto no está sucediendo. Ahí hay una problemática, los padres o los mayores no están atendiendo a lo que están haciendo sus hijos. En definitiva, llevamos adelante una serie de actividades que estamos haciendo para que efectivamente estos grupos objetivo puedan tener distintos mecanismos que les permitan insertarse más rápido y de forma más segura en esta economía digital. 

Hoy día, las mujeres aún son minoría en el sector, tanto en altos cargos como en las plantillas profesionales de actores públicos y privados vinculados a las TIC. ¿Cómo cree que se puede fomentar el equilibrio de género en el sector en puestos de responsabilidad, e incentivar a más chicas para desarrollar su carrera profesional en ámbitos como las ciencias, las ingenierías o la tecnología?  

Estamos enfocándonos en mujeres que estén cursando la preparatoria, haciendo talleres por grupos para que estas niñas conozcan más sobre ciencia, tecnología, ingenierías, matemáticas y también se incluye artes. Aquí estamos viendo que el interés está siendo mayor. Trabajamos con la industria y la academia para que nos ayuden a demostrarles que no es tan difícil como lo ven ellas cuando están en la preparatoria, las aplicaciones que pueden llegar a tener, o las actividades que pueden llegar a realizar, o las funciones cuando entran a este tipo de carreras.  

Por otro lado, también estamos buscando que no haya deserción, porque las que entran si bien es un porcentaje bajo, también hay una deserción de las mujeres que entran en las carreras. Por diversas razones, como obligaciones familiares, que hace que descarten la posibilidad de seguir estudiando una carrera. Estamos buscando también ahí que no deserten de las carreras, que eso es muy importante, no solo que entren si no que continúen y se titulen.  

Edición especial de ‘Telecomunicaciones de América Latina’, con mujeres líderes del Ecosistema Digital regional y global

Descarga aquí el número completo de la revista

“Yo quiero para mí lo que quiero para otras mujeres: igualdad absoluta”
Agnes Macphail, primera mujer en ser votada para formar parte de la Cámara de los Comunes de Canadá

Este número de Telecomunicaciones de América Latina busca ser un homenaje a la valentía y la determinación de aquellas mujeres empoderadas que han asumido su rol social y han abanderado el avance hacia la igualdad. Mujeres que predican con el ejemplo en sus comunidades y ámbitos profesionales con acciones concretas, no solo por ellas mismas, sino también por otras mujeres que no tienen voz; por las que vienen, las que ya llegan.

Estamos seguros de que la igualdad es la base para la concreción de un futuro sostenible y con mejores oportunidades para todas las personas; y en este sentido las telecomunicaciones y la digitalización juegan un rol fundamental en la lucha contra el cambio climático, la reducción de la pobreza y las inequidades.

Alcanzar el imperativo ético del acceso universal pasa por superar la brecha de género que, según World Wide Web, supone que aún exista una probabilidad de acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación un 50% menor para las mujeres del mundo. Pero no sólo necesitamos estar todas conectadas, el mundo digital debe ser construido sobre cimientos de igualdad, lo que resultará imposible mientras solo un 3% de estudiantes matriculados en carreras TIC, a nivel global, sean mujeres, según la ONU. El campo de conocimiento con mayor desigualdad.

Trabajemos hombro a hombro para seguir avanzando en justicia y en bienestar, para nunca más sentir que la disposición de nuestros cromosomas sea una barrera para nadie. He aquí nuestro humilde aporte, y el de todas las maravillosas mujeres y hombres que han participado y ayudado a que este número sea una realidad. Las protagonistas de este número hablan de igualdad, pero sobre todo de lo que más saben y de los que las apasiona: las telecomunicaciones de América Latina y el Mundo.

Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones

Descarga aquí el número completo de la revista

Por más mujeres en el manejo de las TIC

Esta columna de opinión fue publicada en el número de marzo de 2019 en la Revista ‘Telecomunicaciones de América Latina’, realizada con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Descarga la revista completa aquí.

Está absolutamente probado que las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) contribuyen al empoderamiento concreto de las mujeres, por eso desde el Enacom trabajamos en forma permanente para impulsar acciones que reduzcan la brecha de género y para llevar la tecnología y la posibilidad de comunicación a todos los estamentos de la sociedad.

Para lograr una comunidad integrada y desarrollada, necesitamos más mujeres involucradas en tareas científicas y en el manejo de la tecnología, por eso, estamos convencidos de que tenemos que aportar desde todos los ámbitos, las herramientas para una apertura real, ya que el interés de las mujeres por las TIC siempre existió, sólo que históricamente debimos traspasar barreras construidas con prejuicios y discriminación.

Un ejemplo destacado de iniciativas para transformar el escenario fue el proceso de diálogo internacional de un año, Women 20 (W20), el grupo de afinidad oficial del G20 que abogó por políticas en pos de la igualdad de género y que presentó recomendaciones para aumentar la participación de las mujeres en las economías y sociedades.

Además, promovió el desarrollo de políticas holísticas e intersectoriales con la misión de eliminar las barreras que limitan el acceso y al uso de tecnologías digitales por parte de las mujeres e incentivó la aplicación de políticas que incluyen la asequibilidad, la seguridad, las competencias digitales y la disponibilidad del contenido relevante.

Hay, aún, gran una gran disparidad en el acceso de las mujeres a la participación y el liderazgo dentro de los sectores de ciencia y tecnología, en tanto, según datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), las mujeres, constituyen menos de 10 por ciento del personal en los centros de innovación y sólo un cinco por ciento de las integrantes de las academias nacionales en disciplinas científicas y tecnológicas.

Sin embargo, se refleja poco a poco una leve tendencia hacia el cambio, ya que según un estudio de Linkedln, en los últimos 12 años se incrementó en un 18 % la presencia femenina en cargos de responsabilidad en la industria tecnológica mundial.

Desde el Enacom bregamos por un acceso integral de las mujeres a las TIC y para eso impulsamos el despliegue de infraestructura para brindar conectividad en zonas alejadas, tal como lo venimos haciendo con los diferentes programas del Fondo del Servicio Universal, y con el diseño de políticas públicas que tienen como eje la educación digital.

Las mujeres son el 43% de la fuerza laboral agrícola en los países en desarrollo y, si tuvieran el mismo acceso a los recursos productivos que los hombres, esos países podrían aumentar el rendimiento de sus producciones entre un 20 y un 30%. Además, en América Latina el 49% de las mujeres tienen ingreso medio y bajo sin acceso a las TIC.

Una de las medidas concretas que trazamos para comenzar a cambiar este panorama se trata del lanzamiento de una línea especial del programa +Simple, mediante el cual se entregan tablets a mujeres que residen en zonas rurales con el objetivo de seguir reduciendo la brecha de género y la brecha digital.

Como tenemos la certeza de que hay que redoblar la apuesta para el cambio, organizamos en estos días, una jornada que denominamos “Mujeres que inspiran: Creatividad, talento y liderazgo en medios y TIC” y que tiene como objetivo visibilizar experiencias de trabajo y contagiar a las mujeres con ejemplos prácticos, de que se puede acceder a un mundo que muchas veces estuvo vedado por estereotipos y límites culturales perimidos.

Esta es una de las tantas iniciativas que impulsamos desde Enacom para lograr en forma efectiva y masiva, el involucramiento de las mujeres con el imprescindible mundo de la ciencia y de la tecnología.

“No hay una política económica de crecimiento más efectiva que la igualdad de género en el mercado laboral”

Esta entrevista fue publicada en el número de marzo de 2019 en la Revista ‘Telecomunicaciones de América Latina’, realizada con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. Descarga la revista completa aquí.

 

Usted es una mujer con una amplia experiencia en el sector de las telecomunicaciones de México, el cual tiene todavía mayoría masculina en cargos de dirección. Desde su perspectiva, ¿cuál es el papel que una ejecutiva debe ejercer con el objetivo de transformar esa realidad? ¿qué consejo les daría a aquellas profesionistas comprometidas y apasionadas que buscan una carrera en el sector?

No cabe duda de que la igualdad de género es una asignatura pendiente en todos los rubros. En este sector el número de posiciones de liderazgo ocupadas por mujeres es menor que el de los hombres. La diversidad es algo que nos atañe a todos, no solo a las mujeres si no a los hombres también, y es positivo en términos económicos, no solo en términos de derechos, que de por sí ya son muy importantes. La diversidad tiene una creación de valor y un impacto económico muy positivo. Hay muchos datos, por ejemplo, en un estudio de igualdad de género de la consultora McKinsey que afirma que las mujeres representmaos menos del 40% de la fuerza de trabajo formal en el planeta, mientras que al mismo tiempo somos responsables del 75% del trabajo de cuidado no remunerado. Esto quiere decir que mirando solamente el mercado laboral no acabaremos de entender las fuentes y las dinámicas de la desigualdad y por qué es tan dificil lograr la paridad o incluso acercarnos a la paridad en términos de inclusión laboral. porque hay toda una dinámica en los hogares, en particular en los países latinoamericanos, que tienen que ver con una mayor dificultad de las mujeres para ocupar cargos de liderazgo.

Pero sabemos, por otro lado, que es muy buen negocio incluir a las mujeres en posiciones de liderazgo en las empresas y está probado este efecto positivo.  Las mujeres cada vez tenemos más educación universitaria y se invierten muchos recursos públicos y privados en la educación de las mujeres, si después no llevemos ese talento generado hacia el sector productivo, es una pérdida para la economía de los países. Invertir en tener desarrollar más mujeres con capacidad de ser profesionistas, pero si luego no vamos todas al mercado laboral, hay claramente un desperdicio de recursos. Incentivar la tasa de participación de mujeres en el mercado laboral para que llegue a niveles equiparables con la de los hombres elevaría los índices económicos (5% en estados Unidos, o 34% en el caso de Egipto). Es decir, no hay una política económica de crecimiento más efectiva que la igualdad de género en el mercado laboral.

A las mujeres que comienzan a abrirse paso en el sector, que es un sector, por un lado, predominantemente masculino, pero por otro lado en América Latina vemos muchas mujeres en posiciones de liderazgo. Algo ya ha cambiado. Ya vimos un panel en el MWC con mayoría femenina, en el que participaron mujeres especialistas en telecomunicaciones como Salma Jalife Subsecretaria de Telecomunicaciones de México, Pamela Gidi, Subsecretaria de Telecomunicaciones de Chile, o Silvana Giudici del regulador de Argentina. Ya vemos que sí hay un camino y que sí se puede. En lo personal, por supuesto, hay que ser perseverantes y hay que ser trabajadoras. A veces, desgraciadamente, hay que probar más que los hombres. Pero que ya no son metas tan inalcanzables porque hay un espacio que se ha empezado a abrir y la perseverancia, el estudio y la calidad de trabajo son cada vez más reconocidos en el mundo laboral de las TIC en el caso de las mujeres.

Concretamente, como VP de Asuntos externos de AT&T, ¿cuáles considera que son los principales retos en el ejercicio de su responsabilidad? ¿qué espera aportar desde su posición?

El área de Asuntos externos es clave para generar esas relaciones de confianza. Consiste en tener una vinculación efectiva con actores relevantes en el país, con esto me refiero al gobierno, a los partidos políticos, disftintas instituciones, organismos públicos y privados. Llevamos también las relaciones con organismos empresariales. Se trata de generar una vinculación que derive en un impacto positivo en el negocio, a través de la cual se genere un ambiente propicio para el negocio demostrando, particularmente en una gran empresa como es AT&T, a la sociedad y al gobierno el efecto positivo que nuestro trabajo tiene para la sociedad. Demostrar que buscamos hacer las cosas de manera correcta, y eso tiene un impacto muy positivo.

Como ejemplo, trabajamos con el sistema de transporte colectivo, con el metro de la Ciudad de México, para conectarlo y que se puedan conectar de manera gratuita todos los usuarios, sean clientes o no, en las líneas de metro que ya hemos conectado, trabajamos con PROFECO para la protexión a los usuarios, y en otros distintos proyectos de responsabilidad social.

Lo que yo espero aportar desde esta posición, pues es mi experiencia, mi esfuerzo, y mi compromiso. Fui funcionaria pública durante muchos años, estuve en la OCDE un par de años y ahora en AT&T; es un gran momento y un paso fantástico con el que estoy muy contenta porque es una empresa que ha tenido realmente un impacto muy positivo en mi país. La entrada de esta empresa ha sido clave para reducción de precios, y el incremento en el acceso a las tecnologías para la población.

Uno de los objetivos de AT&T en México es fomentar la innovación, no sólo a nivel nacional, sino también regional, mediante las actividades promovidas en su centro de innovación en la CDMX y las realizadas por la empresa de forma cotidiana. ¿Qué proyectos destacaría entre los que se han estado desarrollando y cómo beneficiarán a los mexicanos y latinoamericanos?

Tenemos una muy larga historia de liderazgo en innovación. Hay todo un legado que ha producido más de 8 premios Nóbel, o más de 2500 patentes a nivel mundial. En temas como transistores, satélites, agenda solar, son algunos de los ejemplos de tecnologías que se han desarrollado en los laboratorios de AT&T. Realmente es una empresa donde la innovación es el la columna vertebral, no una actividad marginal. Hoy esos laboratorios van más allá de las soluciones actuales para crear tecnología muy dsruptiva para el futuro, los programas de investigación están desarrollando tecnologías en redes de afinidad por software, en Big Data, o em Inteligencia Artificial.

En México está el primer Foundry de América Latina. Estos espacios son realmente importantes porque lo que hacen es acelerar el lanzamiento de nuevos productos y servicios y funcionan como una puerta principal para emprendedores que quieren colaborar con AT&T. Pueden hacer soluciones hechas a medida para satisfacer distintas necesidades de nuestros clientes. En el caso de México abrimos el Foundry porque vimos un gran potencial en el país de explorar nuevas tecnologías y resolver muchos de los retos que enfrentan los empresarios en estos mercados. Además, es muy divertido de visitar, hay proyectos de todo, incluyendo IoT, desarrollo de software, pruebas de tecnología de distintos tipos. Es un lugar de libertad creativa donde se ponen a prueba conceptos y soluciones, y le da continuidad al legado de esta empresa en innovación.

¿Cuáles son las condiciones que se deben generar con el fin de incentivar las inversiones requeridas para el desarrollo de la infraestructura que permita la consolidación del internet en esta modalidad?

Me gustaría compartir primero un dato sobre el impacto de las nuevas inversiones en el sector Telecomunicaciones en México. En los hogares de menores recursos, el porcentaje del total de ingresos que destinan a estos servicios se redujo un 43%. Cuando vemos cual fue el porcentaje del ingreso destinado a servicios móviles en los hogares de mayores recursos vemos que se redujo un 20%. Es decir, no solamente está habiendo un beneficio muy claro para todos los hogares mexicanos: tener mayores opciones para los consumidores, tener un mercado de telecomunicaciones más sano, si no que también este ejercicio está concentrado en los hogares de menores recursos. Esto nos dice que no hay mejor política social que una buena política de competencia. En 2016 la inversión en el sector de telecomunicaciones fue un 40% mayor a la de 2013, estamos hablando de incrementos importantísimos, eso se ha reflejado en servicios de más calidad, precios más bajos y más personas conectados.

Necesitamos también, como otros países latinoamericanos, una política nacional más clara para agilizar los permisos para el despliegue de redes de telecomunicaciones. A todos los operadores nos cuesta más de lo que nos debería costar y nos podemos tardar más de lo que nos deberíamos tardar en desplegar redes, y pues esto encarece al final los servicios en a la población y dificulta llegar a las zonas rurales. Facilitar el despliegue de redes hace que podamos llegar más lejos en cobertura, y aquí estamos claramente alineados con uno de los objetivos del nuevo gobierno de México que es el de expandir la cobertura de las redes de telecomunicaciones.

Para terminar, y retomando con el inicio, existe una brecha de género en el desarrollo de carreras profesionales en las llamadas “STEM”, carreras vinculadas a las ciencias, las tecnologías, las ingenierías y las matemáticas. ¿Cómo cree que se puede trabajar para que más niñas y jóvenes sientan interés por estas áreas estudio? ¿Qué ganaría el sector con una mayor incorporación femenina? ¿De qué manera se promueve la incorporación femenina, de manera activa, con el programa Mujeres en Acción de AT&T?

Es un imperativo ético la igualdad de género y, en este caso, la igualdad laboral, pero también es muy importante apuntar que tenemos datos muy sólidos que nos dicen que ese imperativo ético tiene además consecuencias económicas muy positivas. La diversidad sí hace que a las empresas nos vaya mejor. Es muy importante enfatizar esto porque el termino “imperativo” puede sonar como una carga, con connotaciones negativas para algunos, sino que es una oportunidad para todos porque los espacios de trabajo que son más diversos, que tienen mejores prácticas en igualdad de género y una composición más igualitaria, les va mejor. Ya hemos visto que sus consejos directivos funcionan mejor, consejos de administración que funcionan mejor, empresas que tienen mejores resultados, porque hombres y mujeres nos complementamos y las cosas salen mejor, los negocios salen mejor cuando estamos juntos en igualdad.

 

AT&T México tiene una serie de programas que hacen énfasis en que las mujeres tengamos un desarrollo integral donde podamos encontrar todas las condiciones necesarias para un mejor desempeño laboral y productivo. No solamente no discriminamos si no que activamente  generamos las condiciones para que las mujeres podamos tener un desarrollo integral que nos permita avanzar hacia condiciones de mayor igualdad. Hoy las mujeres ocupamos el 35% de las posiciones de liderazgo en AT&T México, cuando en 2015 teníamos solo 10% de mujeres en posiciones de liderazgo. Vemos que el crecimiento es muy impresionante y nos habla no solamente de la erradicación de la discriminación, sino que también nos habla de una política activa en favor de la igualdad. Somos un 38% de mujeres en la organización y ocupamos un 35% de posiciones de liderazgo. ‘Mujeres STEM’ es una de las fuerzas atrás de esto. Es un programa de capacitación muy intensivo dirigido a estudiantes universitarias y básicamente como funciona este programa es que AT&T integra y retiene talento de becarias de Ingenierías, y que van recibiendo cursos de mentoría, coaching, desarrollo humano, y hay evaluaciones de desempeño para asegurarnos de que se va fortaleciendo el crecimiento de estas mujeres en la empresa y que vamos generando nuevas líderes. Las becarias vienen a la oficina por un total de 28 horas a la semana y de lo que se trata es de crear casos de éxito de mujeres STEM para eliminar estereotipos y para ayudar a las mujeres a ser una parte activa de esta mentoría. Esto es muy importante porque si estudiamos estas carreras menos mujeres, pues menos mujeres entraremos en este mercado laboral, esta es una forma de validar, dar legitimidad y viabilidad a las mujeres en estos roles. Para este programa se invitó a participar a estudiantes de escuelas públicas y privadas, y en la primera generación el 85% de las becarias provenían de escuelas públicas, ahora estamos en un 93%. Entonces, no solo estamos velando por mujeres. sino que estas mujeres son en muchos casos son provenientes de hogares de escasos recursos, entonces esto tiene un doble efecto de igualdad. Es una forma de que todos y todas nos volvamos responsables de construir ambientes de igualdad.

Actualidad

Notas de prensa

Opinión

Por un ecosistema tecnológico más justo, innovador y femenino

Trinidad Jiménez
Directora Global de Estrategia de Asuntos Públicos-Telefónica

Lo esencial es invisible a los ojos

Martha Suárez
Directora General- ANE
X