Publicado el 05-05-2014

EL INTERNET DE LAS COSAS: Una mirada a la actividad global de la UIT.

 

El Internet de las Cosas (Internet of Things -IoT), es un nuevo concepto promovido por varios foros bajo el auspicio de la UIT que completa la evolución de las comunicaciones y la informática, aplicándola a los objetos, facilitando una mejor interacción con ellos. El objetivo de este artículo es presentar el concepto de “Internet de las Cosas” (IoT son sus siglas en inglés) tal como lo está afrontando la UIT y una breve reseña de cómo la región lo está considerando.

Este artículo de Lorenzo Sastre -Asesor técnico de regulación de AHCIET- fue publicado en el número 22 de AHCIET al Día. Puedes leer nuestro newsletter online aquí, o descargarlo aquí.

 

INTRODUCCIÓN: ¿QUE ENTENDEMOS POR INTERNET DE LAS COSAS?.

En 1999 Kevin Ashton inventa el término “Internet of Things”.“El IoT es el mundo en el que cada objeto tiene una identidad virtual propia y capacidad potencial para integrarse e interactuar de manera independiente en la Red con cualquier otro individuo, ya sea una máquina (M2M) o un humano.”

Internet de las Cosas busca que los objetos cotidianos estén también conectados a la red. Se trabaja en conectar sensores y dispositivos en objetos cotidianos, a fin de que puedan ofrecernos información sobre su estado, localización y características a través de la red fija o inalámbrica, apoyados en la capacidad del protocolo IPv6, la capacidad de almacenamiento Cloud, el ancho de banda 4G y la miniaturización.

La aldea global de McLuhan alcanza a los objetos “no-vivos” que adquirirán una relevancia y papel radicalmente distintos. Todo podrá ser medido, ubicado e instrumentalizado y los viejos valores de uso y cambio de los objetos deberán contemplar también sus posibilidades conexión.

Internet nació conectando personas a través de máquinas. Ahora una parte importante de su Red, un 12% del tráfico, conecta máquinas que hablan entre ellas para cumplir una tarea sin necesitar al hombre.

Nos encontramos por tanto a las puertas de lo que será una malla de comunicación pocas veces imaginada, ya son 2.000 millones las personas que se conectan a Internet, y se estima que en 2020 habrá unos 50.000 millones de objetos conectados (se estima que en el 2015 existan ya 15.000 millones de objetos conectados). En caso de cumplirse las previsiones, estamos a las puertas de un modo de interacción entre el mundo físico y el mundo virtual inspirado en la idea de ubicuidad que establecería una especie de “sistema nervioso mundial”. Estamos entrando en sociedad ubicua, en la que los objetos hablan con nosotros y también entre ellos mismos.

 

LA UIT ANTE EL INTERNET DE LAS COSAS.

Según la UIT, se entiende por Internet de las Cosas (IoT): “Una sociedad definida por «cosas» inteligentes que pueden comunicarse entre sí directamente o a través de una red.

La IoT es la realización de la idea según la cual todo puede ser conectado en cualquier parte y en todo momento. Este concepto puede aplicarse a sectores como la cibersalud, el cibergobierno, la industria automotriz, los sistemas de información geográfica, la teledetección, las redes en el hogar (domótica), el comercio electrónico y la atenuación de los efectos del cambio climático”.

«El próximo paso es integrar cosas en una red de comunicación. Ésta es la visión de una verdadera red ubicua: en cualquier lugar, a cualquier hora, por cualquier persona y con cualquier cosa». La Internet de las Cosas añade una nueva dimensión al mundo de las TIC (“4ª Visión”) al considerar la conectividad con cualquier cosa.

En noviembre de 2005, la Unión Internacional de las Telecomunicaciones, presentó su informe sobre el Internet de las Cosas (ver aquí). El informe destaca que la adopción de estándares y la interoperabilidad han de resolverse para facilitar el camino. Las cuatro tecnologías que enumera para hacerlo posible son las etiquetas de identificación por radiofrecuencia (RFID), los sensores inalámbricos, la inteligencia incrustada (embedded) y la nanotecnología.

– Describe los enfoques subyacentes a la IoT

– Examina tecnologías habilitadoras – Explora el potencial de mercado

– Contempla los retos y las implica- ciones más amplias

– Se exponen algunos de los beneficios de la IoT para los países en desarrollo

 

DESAFÍOS A SUPERAR PARA LA CONSECUCIÓN DEL IoT SEGÚN LA UIT.

Para lograr ese Internet de las Cosas, según la UIT, habrá que superar varios desafíos que pasan por abordar los siguientes temas principales:

Implementar un Plan de Trabajo: La coordinación internacional es esencial para el éxito de normalización IoT, para ello es preciso desarrollar un plan de trabajo armonizado para la normalización del IoT en coordinación con las organizaciones interesadas (SDOs). En este sentido la GSI IoT (Global Standart Initiative – IoT) está desa-rrollando un plan de trabajo, un primer resultado ha sido la Recomendación ITU-T Y.2060. «Panorama de la Internet de las cosas». (aquí 2012-06-15).

Espectro. El espectro de radiofrecuencia es un recurso natural escaso, cada vez más demandado por un amplio y creciente número de servicios, lo que lo hace indispensable para el funcionamiento del IoT. La pregunta que se hace es: ¿Podrá la actual oferta de espectro manejar 50 billones de dispositivos conectados? [Estimación de GSMA para el 2025 (billón americano= millardos). El World Wireless Research Forum estima «7 trillones de dispositivos inalámbricos sirviendo a 7 bi-llones de personas para el 2017»].

Numeración y direccionamiento. En el punto anterior, y también al principio del documento, se ha apuntado al creciente número de dispositivos a interconectar, a la pregunta de cómo solucionarlo se proponen diferentes soluciones técnicas: Códigos de producto electrónicos (etiquetas RFID); Los tradicionales Uniform Resource Identifiers (URI); IPv6: con capacidad para soportar 2128 direcciones. No obstante, también hay que considerar otros temas más allá de la tecnología: Esquemas de Normas para la numeración y direccionamiento (ITU-T); Armonización, políticas, regulación; Todos los países deben estar involucrados en el desa-rrollo y beneficiarse de la IoT.

Seguridad y privacidad. El IoT podrá conectar redes de transporte y electricidad así como otras infraestructuras críticas, con todos los riesgos e implicaciones que ello conlleva. A los usuarios les preocupan los aspectos de la privacidad y las implicaciones socio- éticas del uso del seguimiento y de la geoloca-lización. Para abordar estos asuntos la UIT ha puesto en marcha una Agenda Global de Ciberseguridad (GCA), en la cual se contemplan medidas legales, medidas técnicas y de procedimiento, estructuras organizativas, desarrollo de capacidades y cooperación Internacional.

Estándares globales. En este tema, se aprecia un panorama de normalización cada vez más fragmentado, es necesario una mayor coordinación global, de ahí el establecimiento del grupo Actividad de Coordinación Conjunta (JCA) para poder lograr un efectivo IoT. Además de la JCA, y a modo de paraguas de todas las actuaciones encaminadas a logra un real y efectivo IoT, la UIT ha puesto en marcha la Iniciativa Global de Normalización (GSI de sus siglas en inglés) para la IoT, a la cual vamos a dedicar el siguiente apartado.

INICIATIVA MUNDIAL DE NORMA-LIZACIÓN SOBRE INTERNET DE LAS COSAS (IOT-GSI): Iniciativa Mundial de Normalización de la UIT sobre Internet de las cosas (IoT-GSI) promueve la adopción de un enfoque unificado para la elaboración de normas técnicas (Recomendaciones) sobre la IoT a escala mundial. Las Recomendaciones del UIT-T elaboradas en el marco de la iniciativa IoT-GSI por diversos grupos de normalización del UIT-T, en colaboración con otras organizaciones de normalización (SDO), permitirán a los proveedores de servicio del mundo entero ofrecer la amplia gama de servicios que puede procurar esta tecnología.

Esta iniciativa se basa en la labor llevada a cabo en el UIT-T en ciertos ámbitos como, por ejemplo, los aspectos de los sistemas de identificación de la red (NID), las redes de sensores ubicuos (USN), las comunicaciones orientadas a las máquinas (MOC), la Web de las Cosas (WoT), etc. El primer paso será elaborar Recomendaciones que describan de forma general la IoT y definan la terminología específica.

Objetivos: Los objetivos de la iniciativa IoT-GSI son los siguientes:

– Crear una plataforma de trabajo común reagrupando las reuniones de los grupos de la UIT que realizan trabajos sobre la IoT.

– Elaborar una definición y descrip- ción general de la IoT, y preparar un plan de trabajo que servirá para es- tablecer un programa de normal- ización de la IoT a escala mundial.

– Elaborar las normas detalladas necesarias para la implantación de la IoT, teniendo en cuenta los trabajos realizados en otras organizaciones de normalización (SDO).

Para cumplir los objetivos de la IoT-GSI, la Actividad de Coordinación Conjunta sobre Internet de las cosas (JCA-IoT), creada en 2006, está abierta a la participación de representantes de todas las organizaciones de normalización (Standard Developing Organizations-SDO), incluidos foros y consorcios, que se ocupan de aspectos relacionados con la IoT. Dicha Actividad constituye una plataforma que facilita el intercambio de información sobre la IoT y el examen de cuestiones relativas a la coordinación con el propósito de evitar la superposición y duplicación de tareas.

La iniciativa IoT-GSI de la UIT engloba las diversas actividades de normalización llevadas a cabo en el mundo entero. El que está iniciativa este en el marco de la UIT tiene la ventaja que se basa en el principio de la cooperación internacional entre los gobiernos y el sector privado, donde las autoridades gubernamentales y las empresas del sector pueden llegar a un consenso sobre una gran variedad de cuestiones que afectan la futura dirección de ese sector, cuya importancia aumenta constantemente.

La iniciativa IoT-GSI engloba los trabajos re-lativos a la IoT, los servicios M2M, las redes de sensores ubicuos (USN), la web de las cosas (WoT), las comunicaciones orientadas a las máquinas (MOC) y otros trabajos afines .

INTERNET DE LAS COSAS EN LA REGIÓN. En la región el debate sobre el IoT no ha sobrepasado el nivel de las posibilidades conceptuales sin abordar desarrollos reales, no obstante se estima que el mercado del IoT vaya a crecer este año 2014, si nos basamos en las siguientes previsiones:

Según la estimación de la IDC (International Datacasting Corporation), la oportunidad del mercado del IoT en Latinoamérica va a alcanzar alrededor de 4.000 millones US$ en este año. En tanto, las tecnologías relacionadas como soluciones de “big data” alcanzarán unos ingresos de 820 millones US$ en la región este año.

Según un informe de la GSMA Las cone-xiones de máquina a máquina (M2M) -es decir conexiones entre dispositivos que generarán las bases para las soluciones del IoT- también están creciendo con solidez en Latinoamérica. La cantidad total de cone-xiones M2M alcanzó 19 millones a fines del 2012 y esa cifra debiera crecer a 84 millones en el 2017. Algunos ejemplos comunes de conexiones M2M son las terminales móviles de tarjeta de crédito, sistemas antirrobo de vehículos y medidores inteligentes. Según este mismo informe, el segmento M2M debiera experimentar un rápido crecimiento, ya que la cantidad de aplicaciones está aumentando.

Según Gartner, la mayoría de los ingresos de IoT se generarán en el área de servicios. A modo de ejemplo; servicios móviles emergentes en áreas como m-automotive, salud móvil, ciudades inteligentes y agricultura móvil también ofrecerán una serie de oportunidades para implementar soluciones de IoT. ][