Piratería: La lucha continúa

Gianpaolo Peirano. Director legal DIRECTV Chile

La piratería es un flagelo que estamos combatiendo hace años y que genera cuantiosas pérdidas para la industria de telecomunicaciones, productores de contenido y el Estado. Además, perjudica directamente a los usuarios, ya que afecta sus derechos como consumidores y la posibilidad de que cuenten con un servicio con respaldo y de calidad.

Según un informe presentado por Oscar Reyes, Presidente del Consejo Nacional de Televisión y de la Plataforma de Reguladores de Iberoamérica (PRAI), cerca de 300 millones de latinoamericanos consumen contenido pirata de forma mensual, con muy pocas regulaciones en la región.

Lamentablemente Chile no es la excepción. Muy por el contrario, es un país reconocido mundialmente por sus altos índices de piratería, lo que sin duda afecta nuestra imagen. Este año fuimos nuevamente incluidos en la denominada “Lista de Observación Prioritaria” del Reporte Especial 301 de la Oficina de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés) a propósito de la falta de implementación de ciertas obligaciones derivadas del TLC celebrado con este último. Nuestro país se encuentra tercero, luego de Algeria y Argentina.

Esta problemática fue incluso destacada por el Vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence en su visita a Chile, cuando comentó a la Presidenta Michelle Bachelet que “sería importante que Chile cumpliera con los derechos de propiedad intelectual, específicamente la piratería de televisión”.

Bajo la tentación de un precio más barato o incluso gratuito, consumidores desinformados invierten en un producto que no entrega seguridad, continuidad en el servicio, garantías ante problemas o el obtener una experiencia de calidad. El bienestar de los consumidores forma parte de nuestra lucha.

Para continuar en nuestra ofensiva, numerosas causas en la región se encuentran abiertas para lograr llevar a la justicia a más de estos operadores ilegales que lucran con la piratería, quienes no anuncian el carácter informal de su operación.

Se hace más necesario que nunca que este proyecto continúe avanzando para convertirse en ley, y de esta manera contar con una herramienta para proteger los derechos de los consumidores y los derechos de autor de los contenidos pirateados.

Pero esto no es un combate fácil, no todo puede determinarse dentro de un juzgado contra los representantes de estas empresas. Es necesario generar un cambio de mentalidad de las autoridades y los consumidores para que entiendan que esto no está basado en un interés comercial, sino que apunta a la mantención de los resguardos básicos de propiedad intelectual. Es el respeto al trabajo ajeno y a la protección de la continuidad del producto.

Es por esto que avances como los ocurridos hace pocas semanas en la comisión de transportes y telecomunicaciones del Senado, donde se aprobaron las indicaciones al Proyecto para establecer sanciones a la decodificación ilegal de televisión satelital de pago, pasando a la sala del Senado, son importantes, pero no suficientes. Se hace más necesario que nunca que este proyecto continúe avanzando para convertirse en ley, y de esta manera contar con una herramienta para proteger los derechos de los consumidores y los derechos de autor de los contenidos pirateados.

Como Alianza contra la piratería de televisión pago nos comprometemos a mantener esta postura y lucha firmemente, para bajar la bandera negra de la piratería, y así asegurar que se sigan entregando años de entretenimiento con la misma calidad y buen servicio que los usuarios esperan y se merecen.

Compartir