Publicado el 20-01-2022

Tres ejes indispensables para la sostenibilidad del sector TIC

Este artículo de Lina María Quintero (Jefe de asuntos externos y regulatorios de DIRECTV Colombia) fue originalmente publicado en la Revista Telecomunicaciones de América Latina de ASIET. Descárgala completa aquí

La sostenibilidad es uno de los asuntos más relevantes para el sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). Para lograr este objetivo a mediano y largo plazo, se deben considerar tres ejes indispensables que van de la mano con algunos de los objetivos de desarrollo sostenible (ONU, 2015): la reducción de brechas y desigualdad, el uso de las TIC para el crecimiento económico y la generación de empleo y el fomento del uso de las asociaciones público-privadas para lograr objetivos de sostenibilidad. 

En primer lugar, es indispensable reducir las brechas de conectividad. Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID, 2021), en el período 2018-2020, la diferencia entre el promedio del Índice de Desarrollo de Banda Ancha1 de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y los países de América Latina y el Caribe (ALC) fue de 1,7 (6,3 vs 4,6, respectivamente), y aumentó frente al 1,62 que había en 2018. Estos datos son indicativos de la brecha digital en ALC respecto de países desarrollados, que incluso podría ampliarse.  

Colombia se ubicó por encima del promedio de ALC con un 4,69, pero ocupó el puesto 46 de los 65 países analizados, y el puesto 9 dentro de los países de ALC (BID, 2021). Cabe agregar que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE, 2021), para el 2020, el 78,9% de los hogares pobres en Colombia no tuvo acceso a internet, lo que demuestra la necesidad de impulsar la conectividad y cerrar la brecha digital del país, especialmente en los hogares de menores ingresos.  

No menor se hace la necesidad de reducir la brecha de género. Según el BID, en ALC se refleja la existencia de una brecha de género en cuanto al uso de internet de banda ancha que es «especialmente acusada en Centroamérica y en países como Colombia y Perú» (BID, 2021, pág. 49). Puntualmente, en Colombia esta brecha es de un 18,3% entre hombres y mujeres, en oposición al 4,47% de los países de la OCDE.    

Sobre este punto, las empresas TIC deben impulsar y promover la diversidad y la inclusión. De hecho, contar con un plan estratégico para lograr la equidad y el desarrollo permanente de las mujeres, personas con discapacidad y la comunidad LGBTI+ es indispensable para que la industria se posicione como líder en igualdad, respeto y trato justo y equitativo para todos sus empleados y aporte al tejido social de la región.  

El segundo eje para lograr la sostenibilidad del sector es impulsar el uso de las TIC para el crecimiento económico y la generación de empleo. En 2012, el BID «estimó que un aumento promedio de 10% en la penetración de banda ancha en los países de América Latina y el Caribe (ALC) provocó una subida de 3,19% del PIB y de 2,61% de la productividad, a la vez que generó más de 67.000 empleos directos» (BID, 2021, pág. 9). En este orden de ideas, la masificación y el uso de las TIC debe ser un objetivo prioritario de política pública, para generar crecimiento económico, mejorar la calidad de vida y productividad, entre otros beneficios (BID, 2021). Además, el BID (2021) estima que se podrían generar más de 15 millones de empleos si en ALC se invirtieran los 68.000 millones de USD que se estiman necesarios para cerrar la brecha digital.  

Por último, el tercer eje es fomentar el uso de las asociaciones público privadas para lograr objetivos de sostenibilidad (incluyendo cerrar la brecha digital). Por ejemplo, para el BID (2021) la inversión pública es necesaria para llegar a las zonas más remotas y desconectadas, de hecho, en el caso de los países andinos recomendó «invertir en infraestructuras y elaborar políticas públicas que permitan instrumentar asociaciones público-privadas para llegar a las zonas más remotas» (BID, 2021, pág. 56). En el caso colombiano, se destaca la expedición del Decreto 1974 de 2019 que reglamentó esta figura para proyectos relacionados con las TIC. Consideramos que esta es una herramienta valiosa que debería aprovecharse con más empeño.         

En este orden de ideas, con el fin de ser sostenible y aportar al crecimiento económico y social de la región, la industria TIC debe propender por la reducción de las brechas digital y de género, impulsar una política pública regional para la masificación de las TIC y generar alianzas con los gobiernos con el fin de alcanzar objetivos de sostenibilidad y conectividad en los países.