Publicado el 28-09-2021
Desafíos de la TV digital

“Las empresas de televisión están haciendo inversiones y realizando trabajos desde hace varios años, preparando sus redes y estudios para transmitir digitalmente y producir contenido con la calidad deseada”

Esta entrevista a Julissa Cruz, Directora Ejecutiva de INDOTEL (República Dominicana), fue publicado en la Revista de ASIET: Telecomunicaciones de América Latina (edición julio 2021). Descarga la Revista completa aquí.

En República Dominicana se va a implementar Televisión Digital. ¿Qué estándar eligieron ustedes? ¿Por qué?

República Dominicana está en proceso de realizar el apagón análogo y del encendido digital, a través del cual iniciaremos a transmitir señales televisivas digitales. Para este proceso se eligió ATSC 1.0 como su estándar de implementación para Televisión Terrestre Digital.

Bueno, la selección del estándar se realizó ya hace más de 10 años, cuando ATSC 1 era el único “sabor” viable de este estándar. Desde el órgano regulador se impulsó el implementar la versión 3.0 de ATSC para esta transición, pero la falta de dispositivos finales, tanto televisores como cajas convertidoras, tanto en cantidad como a precios asequibles harían esta implementación imposible. La población no estaría lista y el financiar los dispositivos necesarios para asegurar que los grupos más vulnerables estén protegidos harían el proyecto poco factible.

¿Esta transición tendrá algún costo para los usuarios?

Salvo por la necesidad de comprar su televisor del estándar correcto, ninguno. Sin embargo, no puedo dejar de mencionar de que el Estado Dominicano ha identificado cerca de un millón de hogares vulnerables que tienen televisor, pero no cuentan con un servicio de cable. A estos hogares se les dotará de cajitas convertidoras de señales, para que disfruten de los beneficios de la televisión digital. Para la compra de estos equipos, el gobierno del presidente Luis Abinader invertirá unos 30 millones de dólares.

Este esfuerzo se hace en coordinación con el Gabinete social, la Presidencia de la República y el Indotel. También recibimos el apoyo los operadores de señales televisivas, los miembros del sector telecomunicaciones y los importadores de estos equipos.

Aquellas personas que no califiquen para una de las cajas convertidoras que dará el Estado, y que deseen adquirirlas, lo pueden hacer en el mercado local o internacional, en precios que oscilan desde 10 hasta 30 dólares en promedio en una versión de función de conversión básica.

¿Y qué piensa hacer el Estado dominicano con el Dividendo Digital? ¿Y con respecto al famoso segundo dividendo digital que se contempla en los foros internacionales y que la FCC ya está operando?

Bajo la encomienda del Consejo Directivo del Indotel, presidido por Nelson Arroyo, y contando con el apoyo de los licenciatarios que hacían uso de la banda de los 700 MHz, se ha logrado despejar esta banda de manera previa a la transición y hemos lanzado pliegos de licitación para la adjudicación de esta banda.

Esto lo pudimos realizar gracias a que la Presidencia de la República declaró como de alto interés nacional el acceso al internet de banda ancha e instruyó asegurar la disponibilidad de la banda de los 700 MHz para su utilización en la provisión de servicios públicos de telecomunicaciones que aseguren la transformación digital del país.

Con respecto al famoso segundo dividendo digital, queremos lograr dejar la mayor cantidad de espectro continuo libre en televisión, para que, en el nuevo Plan Nacional de Atribución de Frecuencia, podamos atribuir nuevos usos a las bandas liberadas de acuerdo a lo que se logre en UIT y los acuerdos internacionales.

En República Dominicana el espectro de televisión ya está copado. ¿Cómo lograrían liberar más espectro que los 700 MHz?

Aprovechando la capacidad de Multicast característico de la televisión digital estaríamos haciendo que dos concesiones compartan un canal radioeléctrico, y a su vez compartan infraestructura. De por si la mayoría de las operaciones de televisión del país poseen más de una concesión de televisión, estaríamos creando valor permitiendo que dos empresas compartan sus costos operativos y de inversión capital reduciendo efectivamente CAPEX y OPEX de la operación técnica de un canal de televisión abierta a la mitad.

Al mismo tiempo estaríamos poniendo a disposición del órgano regulador (Indotel) de 80 a 120 MHz, dependiendo de la efectividad del reordenamiento y si se usan las bandas más bajas de VHF, esta banda podría ser atribuida a servicios móviles como lo ha destinado la FCC o aprovechar otras tecnologías y el largo de onda de estas bandas bajas para servicios rurales y educativos de forma fija.

¿Así que estarían creando los grupos de canales de forma voluntaria? ¿no sería limitativo?

Los canales pueden asociarse con cualquier otro canal siempre que tengan la misma área de cobertura, pueden elegir su socio, pero todos deben quedar agrupados. Para esto el Consejo Directivo ha puesto en consulta pública un nuevo reglamento y un protocolo de migración que contempla los pasos necesarios, pero todas las transmisiones con la excepción de los canales locales deben estar en una relación de 2 a 1.

En el caso de ATSC 1, un canal de 6 MHz es aprovechado para transmitir poco más de 19 Mbps, y considerando que una transmisión en 720 líneas progresivas a 60 cuadros por segundo (fps) usa unos 3.5 a 5 Mbps, un solo canal serviría para transmitir 3 o 4 programaciones en alta definición donde antes, en análogo, solo se podría transmitir un canal en lo que se estima en calidad sería equivalente a no más de una resolución de 480p. De igual manera pueden transmitir 1080p a 30 fps en aproximadamente el mismo ancho de banda de acuerdo a la norma del estándar.

Al final, los canales disfrutarían de una mejora sustancial en su imagen y en la calidad de su audio, en sus costos operativos, en su inversión y sería más fácil cubrir sus zonas autorizadas, creo que en este escenario hay muy pocas limitaciones a cambio de mucho que ganar.

Ciertamente la Republica Dominicana enfrenta una realidad poco común, nuestro espectro televisivo está totalmente asignado, esta medida es la única que nos permite mantener las concesiones vigentes, asegurar simulcast para todos los canales y el usufructo de un segundo dividendo digital a futuro.

¿Y qué implicaciones tiene esto para las que prestan el servicio? ¿Y cuáles serían las etapas del proceso?

Las empresas de televisión están haciendo inversiones y realizando trabajos desde hace varios años, preparando sus redes y estudios para transmitir digitalmente y producir contenido con la calidad deseada, en su gran mayoría los transmisores están listos para transmitir digitalmente, en especial considerando que ATSC 1 ya tiene bastante tiempo en el mercado.

Sin embargo, este proceso se rige por un plan de transición propuesto por el Indotel donde se establecen los procesos en las diferentes etapas.

Hay etapas que son regulatorias donde el Consejo Directivo asignará las frecuencias de prueba para la transmisión digital, y otra donde se debe reordenar el espectro. Pero desde el punto de vista de los usuarios, veremos un momento donde tendremos en el aire las transmisiones análogas que conocemos además de iguales transmisiones digitales. Durante este periodo los usuarios están invitados a probar sus cajas convertidoras y ver la diferencia entre una transmisión digital y una transmisión análoga.

Te puedo decir que la República Dominicana se está preparando para que el apagón análogo sea una realidad en septiembre del próximo año 2022 e iniciaremos la transmisión digital por televisión abierta en estado de pruebas antes de que termine el 2021.