México ante el desafío de la digitalización

Pablo Bello. Director Ejecutivo de ASIET
Publicado el 29-06-2018

Esta columna fue publicada originalmente en el diario El Universal de México.

El próximo domingo México tendrá una de las votaciones más importantes de su historia. Terminaron las campañas y los candidatos no hablarán más de sus propuestas en el actual proceso. Durante estos meses, diversas organizaciones relacionadas con el desarrollo digital insistimos en la necesidad de que los aspirantes plantearan una agenda específica para el sector.

México tuvo avances significativos en acceso, capacidad y precios de los servicios de telecomunicaciones en los últimos años, que muestran la relevancia y el compromiso del sector. Entre 2013 y 2017, la economía creció a una tasa promedio anual de 2.9%, mientras que el sector de telecomunicaciones mostró un incremento de 11.4%. En 2013, el PIB del sector representaba el 1.7% del PIB nacional y para 2017 equivalía al 2.4%. Entre 2013 y 2016 la industria invirtió 267 mil millones de pesos,[1] los cuales se traducen en crecimiento, empleo y desarrollo.

Desde ASIET, como otras organizaciones como CEPAL y la OCDE, hemos resaltado la importancia de la digitalización para el progreso. El crecimiento económico es la principal alternativa para la reducción de brechas existentes entre países y, con las limitantes de mantener modelos sustentados en la acumulación de activos, el uso intensivo de fuerza laboral y recursos naturales, éste sólo puede darse mediante el incremento de la productividad. América Latina es una de las regiones del mundo en la que ésta ha crecido menos recientemente, y si no somos capaces de corregir dicho rezago, como señala McKinsey, el crecimiento futuro podría ser entre un 40 y 50% más bajo que el de los 15 años precedentes.

Incrementar la productividad es posible sólo si personas, empresas y gobierno logran una adopción intensiva de las TIC. Un avance en el índice de digitalización del 1% resulta en un incremento de 0,32% en el PIB y de 0,26% en la productividad laboral[2], con lo que dicha condición se presenta como una opción indiscutible para el desarrollo. La única vía para incrementar el crecimiento económico pasa necesariamente por la digitalización de la economía y la sociedad en su conjunto.

México tiene grandes retos a enfrentar en la materia, mediante acciones enfocadas en dos objetivos complejos, pero ineludibles: cerrar la brecha digital y desarrollar una infraestructura de clase mundial; y usar intensivamente las TIC como factor de transformación productiva. En el primer aspecto, se requiere asegurar las condiciones para invertir que permitan la universalización de los servicios y cumplir las metas en conectividad. Es indispensable atender permanentemente tres importantes rubros: condiciones propicias para el despliegue de infraestructura, particularmente en el ámbito local; disponibilidad de espectro radioeléctrico bajo mecanismos de asignación que maximicen su utilización; y aplicación de un marco fiscal que no afecte el desarrollo digital (con la eliminación de cargas como el pago del IEPS o el esquema de pago de derechos por espectro).

Para desarrollar la economía digital se debe transitar del Internet de consumo, al de la producción: introducir tecnologías digitales en las industrias tradicionales, para potenciar sus procesos. Además, es crucial la creación de valor a través del desarrollo de contenidos, servicios y aplicaciones y desarrollar una fuerza de trabajo capacitada en nuevas competencias relacionadas con el diseño, uso y operación de aplicaciones, herramientas o redes digitales, para generar más productividad e innovación.

Los mexicanos participarán en un proceso histórico sin precedentes. El ganador tendrá la tarea de conducir a su país por la vía del progreso, la igualdad de oportunidades, la unidad y la mejora en la calidad de vida de la población. El desarrollo digital brinda oportunidades inigualables para consolidar cada uno de estos objetivos, por lo que esperamos que la próxima administración lo asuma en su debida dimensión.

[1] IFT. Resultados de la Reforma en Telecomunicaciones y Radiodifusión

[2] Raúl Katz (2017). La digitalización: una clave para el futuro crecimiento de la productividad en América Latina. https://bit.ly/2E3PFLv

Compartir